Lo que nadie te avisa antes de emprender

Si sos emprendedor, probablemente ya te hayas topado con este pensamiento antes. Si aún no lo sos pero lo estás pensando, es mejor que te lo cuente ahora y no te agarre un ataque después: emprender no es fácil! El que diga que emprender es un trabajo de medio tiempo, algo para hacer mientras aparecen trabajos grandes o es algo sencillo para conseguir un dinero extra, lamento decirlo, pero miente. Emprender no es fácil. Pero tampoco imposible.

No estoy escribiendo estas líneas para asustar a nadie, sino porque es algo que me pasa a mí misma con “Sasy”. Cada emprendimiento es diferente y sigue el rumbo de la personalidad que tenga su emprendedor. Por eso, no puedo hablar por todos los casos pero quisiera que charlemos un poco sobre una de las piedras más grandes que tiene esta actividad y con la que seguro todos alguna vez nos tropezamos: las crisis de emprender.

Si seguís mi blog, te habrás dado cuenta que no estuve publicando en varios días, y la razón es una de estas crisis. Nos pasan a todos. Son molestas e inevitables pero son las que más nos ayudan a progresar. Nos empujan a crecer y ser mejores. Aún que sea algo paradójico, si no hay crisis, significa que algo no está bien.

Cuando estas crisis aparecen sin ni siquiera tocarnos a la puerta, solo entran sin avisar, nos pueden generar mil tipos de sensaciones y respuestas diferentes. Y su razón de ser también puede ser muy variada. Estas causas y efectos dependen muchísimo de nuestra propia personalidad y de los tiempos y funcionamientos de nuestro negocio. Por lo que tratar de identificar cada una en un solo post sería una locura. Lo único que podemos tener todos en común frente a nuestras crisis, es en qué hacemos. Porque solo hay dos caminos. Nos detenemos y nos paralizamos, o buscamos la manera de enfrentarlas.

¿Por qué nos surgen crisis?

Si hay algo que tiene este camino emprendedor que nadie me va a poder negar, es que nos llevan a nuestros límites y nos obligan a crecer y avanzar. Las crisis de un emprendimiento son muyyy distintas a las que pueda tener una empresa. Por el simple hecho que el emprendimiento somos nosotros mismos.

En cada producto que hacemos con nuestras manos, en cada nuevo posteo que le escribimos a nuestro público, en cada nueva idea que implementamos, estamos dejando una parte nuestra. Esa es una de las cosas más lindas que tiene este tipo de negocios, son personales, son cercanos, son más humanos y cada cliente se lleva una parte nuestra. Por eso, las crisis que surgen tienen tanto que ver con nosotros. Si nos paralizamos ante una, no tiene que ver con que no estemos preparados para emprender, que no seamos lo suficientemente activos o rápidos para elaborar una solución. Sino que hay algo dentro de nosotros que nos está llamando la atención para poder resolverse.

A veces, es necesario hacer un parate, evaluar la situación, buscarle el origen y darle su tiempo.Nadie nos corre. Tomémonos un momento para pensar porqué nos está costando pasar este problema. ¿Por qué el problema se convierte en una crisis? ¿Qué nos está moviendo por dentro? ¿Qué miedo nos está frenando? Cuando podamos escuchar que nos pasa, seguro la crisis en nuestro emprendimiento desaparezca. Porque como dije antes, el emprendimiento somos nosotros. Por lo tanto, somos los únicos que conocemos a la perfección como llevarlo a buen puerto. No dejemos que nuestros miedos, nos paralicen. Las crisis solo existen mientras las dejemos controlarnos. Y si no lo podemos evitar, solo hay que respirar profundo y darle tiempo.

¿A vos qué te parece? ¿Te suelen frenar las crisis o ya las tenés super dominadas? Si te animás, te invito a contarme qué métodos implementas para superarlas.

Recursos para marcas conscientes

¡Quiero ayudarte a mejorar el diseño de tu marca!

Sumate a mi comunidad y recibí en tu email mis mejores consejos para ayudarte a potenciar tu emprendimiento.

(Psst, con la suscripción accedés a contenido exclusivo para marcas conscientes.)

¡Ya estás dentro! ¡Gracias por formar parte de esta comunidad!

By | 2018-04-17T16:33:41+00:00 noviembre 1st, 2016|Consejos, Emprender, Mi camino|

4 Comments

  1. Marcelo FJ Lezcano 1 noviembre, 2016 at 10:01 - Reply

    Gran artículo! tuve tantas crisis que ya me acostumbré jajaja yo las defino como “malas rachas” donde lo personal obviamente afecta al emprendimiento. Sin embargo siempre son pasajeras y se aprende a lidiar con esto con el tiempo. Son altibajos constantes lamentablemente pero esto es así y más al principio. La peor mía fue a principio de año con más de tres meses sin un sólo pedido. Pero ese tiempo lo usé para buscar ideas,practicar y preguntarme qué hacia mal. Habría que ver el concepto que tiene cada uno de la palabra “crisis” ya que según nuestro rubro y personalidad eso puede variar.

    • Sasy 2 noviembre, 2016 at 09:17 - Reply

      Gracias Marce! Sisi, lo importante de las crisis es tomarlas como oportunidades para mejorar. En el momento parece que te estan por derrumbar todo pero si las sabemos aprovechar son grandes ventajas para crecer y aprender.
      Igual, como vos decis, dependen siempre del rubro y nuestra personalidad para saberlas manejar.

  2. Gabriela Higa 6 noviembre, 2016 at 19:43 - Reply

    Hola Sasy te sigo hace un tiempito dsd facebook xq me gustan tus gráficas!
    Yo tmb tuve crisis pero siempre digo que cuando entendes que es un negocio, se te pasa. Es mejor tener crisis y altibajos, eso quiere decir que estas tomando acción. Prefiero perder dinero, amigos y mi “sanidad mental” jaja antes de dejar de cumplir mi misión. Si algo sale bien, joya! Y no sale como lo esperé, mejor! Asi se aprende más, xq lamentablemente en la facu no te enseñar muchas cosas relacionadas a hacer dinero. Aparte..Tenés razón, el emprendimiento es uno y por eso mismo hay que aceptar y abrazar las crisis xq son parte de la vida. Ojala fuese todo color de rosa!
    Seguí para adelante, dale duro! Besos!!!

    • Sasy 7 noviembre, 2016 at 22:26 - Reply

      Tenés toda la razón, hay cosas que en la facu no te preparan pero para eso están las situaciones de la vida que bien o mal se encargan de que aprendamos lo que nos falta jaja. Las crisis son oportunidades perfectas para crecer y por eso hay que saberlas aprovechar en vez de quedarse paralizados en el miedo o la incertidumbre.

      Siempre me gusta charlar y conocer a la gente que me lee así que muchas gracias por tu comentario! Y para adelante vos también con tu emprendimiento! Mucha suerte! Beso!

Deja un comentario