Mensajes de marca que hablan fuerte y claro

Buen día gente! Disculpen que estuve un poco desconectada estos días. Estoy en plena creación de un nuevo contenido para ayudar a emprendedores a potenciar sus ventas. La verdad que me tiene muy entusiasmada porque está quedando tal cuál me lo imaginaba y creo que les va a poder ser muy útil en sus negocios. Calculo que en los próximos días ya les voy a poder contar en más detalles de que se trata 🙂

Pero hoy, vamos a hablar sobre cómo hacer que los mensajes de marca de nuestros emprendimientos se escuchen y reciban bien por nuestro público.

Como bien sabemos, el nivel de competencia que hay hoy en día es altísimo y diferenciarnos no es tarea fácil. Estamos en un mercado donde hay muchas marcas ofreciendo productos y servicios  muy similares a los nuestros y llamar la atención de nuestro público sin una estrategia adecuada es un reto cuesta arriba. Aún cuando la gente pueda reconocer el nombre de las marcas, llega un momento que se empiezan a parecer tanto entre sí que es completamente necesario tener un punto diferenciador. Para esto, tenemos diversas tácticas para transmitir los valores y la personalidad de nuestra marca de manera única a nuestro público. Y la más importante son los mensajes que emite nuestra marca.

¿Qué necesitamos para que un mensaje de marca sea efectivo?

Los mensajes de marca ayudan a nuestro público a asociar nuestro negocio con características que ellos valoran. Para eso, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ser específicos. Es verdad que una marca puede defender muchos valores y eso no está mal pero si hay demasiados mensajes diferentes, tu público puede comenzar a confundir lo que estás tratando de comunicarle. Enfoquémonos en un mensaje principal que usemos como bandera, y luego podemos agregar otros a niveles menores que nos ayuden a complementar nuestra idea principal. Pero tratemos de evitar el mareo en nuestro público. Un mensaje principal es más efectivo que muchos hablando al mismo tiempo.
  • Que sea nuestro. Es imposible que nuestra marca sea tan única que no tenga absolutamente nada en común con ninguna otra. Ninguna marca es totalmente diferente al resto. Por eso, definir un mensaje que tu público pueda asociar directamente a tu marca es fundamentar. Tus marca debe tener la fuerza para que tus clientes puedan reconocerla aún sin tener el nombre escrito en ninguna parte.
  • Ser breves. Con lo complejo y competitivo que está el mercado hoy en día, solo tenemos unos segundos para comunicar. Para eso, es necesario que nuestro mensaje principal pueda ser comprendido y recordado en una frase breve. De esta manera, nuestro público podrá interiorizarlo más rápido y ser recordado por más tiempo.
  • Ser honestos. Nunca engañemos ni exageremos nuestros mensajes de marca para parecer más de lo que somos. Esto a la larga o a la corta se sabe. Y que una marca se saque la sensación de engaño de encima es algo muy complicado. Seamos honestos con lo que somos. No tratemos de parecer más grandes de lo que podemos abarcar. Si somos un negocio que acaba de empezar y solo somos mi socio y yo, no le hagamos creer a nuestro cliente que somos una gran empresa con muchos empleados. Porque claramente, si ese es el mensaje que transmitimos, nuestro cliente esperara un servicio de una gran empresa que todavía no tenemos la capacidad para dar. Además, ser honestos genera confianza. Y la confianza es una de las cosas más importante que podemos generar para nuestro negocio.

¿Cómo creamos nuestro mensaje de marca?

Un buen mensaje de marca es una mezcla de diferentes elementos que juntos transmiten una idea más grande. Para eso deberíamos sentarnos a pensar los siguientes aspectos:

  • Público objetivo: Este es el primer punto que deberíamos tener en cuenta antes de siquiera comenzar a pensar en nuestra marca. Cuanto más conozcamos a nuestro público, más fácil será comunicarles nuestro negocio.
  • Adjetivos: ¿Cuáles son los adjetivos que describen mejor tu marca? Por ejemplo, ¿es alegre?, ¿es trendy?, ¿es casual?, etc. Cuanto más pienses en estos aspectos mejor, ya que los primeros que suelen aparecer son los más comunes y genéricos. Tratemos de buscar más profundo hasta encontrar esos adjetivos que nos diferencien.
  • Emoción: Busquemos las emociones que queremos que nuestra marca trasmita. Por ejemplo, “diversión”, “placer”, “valores tradicionales”. No hace falta que todas las marcas tengan valores nobles y elevados. La mayoría de las veces, los valores más simples son los que mejores conectan con el público.
  • Beneficios claves: Deberíamos hacerle saber a nuestro público, cuáles son los beneficios que nos diferencian y hacen que nuestra marca resalte. Por ejemplo, ¿nuestros productos son duraderos?, ¿son hechos a mano?. Resaltemos aquellos aspectos por los que estamos orgullosos y nos diferenciamos de nuestra competencia.

Resumiendo, la formula para nuestros mensajes de marca sería:

Público objetivo + adjetivos + emociones + beneficios clave = lo que nuestra marca debería transmitir.

A tener en cuenta: crear mensajes de marca y posicionarlos entre tu público no es algo que se haga de la noche a la mañana. ¡Así que a probar y tener paciencia!

Espero que esta nota te haya gustado y te ayude con los mensajes de tu emprendimiento. Cualquier cosa, te leo en los comentarios 🙂 Beso!

 

Recursos para marcas conscientes

¡Quiero ayudarte a mejorar el diseño de tu marca!

Sumate a mi comunidad y recibí en tu email mis mejores consejos exclusivos para ayudarte a potenciar tu emprendimiento.

(Psst, con la suscripción va un kit de bienvenida diseñado especialmente para ayudarte a organizar tu negocio.)

¡Ya estás dentro! ¡Gracias por formar parte de esta comunidad!

By | 2017-05-31T19:07:21+00:00 agosto 16th, 2016|Branding|

About the Author:

Hola! Mi nombre es Sabrina, soy Licenciada en Diseño Gráfico y mi objetivo es ayudar a emprendedores apasionados por lo que hacen. Me especializo en Branding, diseño web y manejo de redes sociales. Juntos podemos crear y comunicar la marca que siempre soñaste. Cualquier consulta, no dudes en escribirme! :)

Deja un comentario